Estrategia Financiera, Jim Rickards

Donald Trump posee la Fed, el dólar y el oro

By On abril 03,17

Donald Trump tiene la oportunidad de designar la mayor porción de la junta de gobernadores de la Fed que cualquier otro presidente desde Woodrow Wilson.

Cuando el presidente Wilson firmó la ley de la Reserva Federal en 1913 la junta de gobernadores completa estaba vacante. Entonces la ley decía que el Secretario del Tesoro y el Auditor de la Moneda estaban automáticamente en la junta de gobernadores de la Fed. Al margen de estos dos miembros, el presidente Wilson pudo seleccionar a los otros cinco integrantes.

Ahora, Trump tiene la oportunidad de llenar más asientos de la junta de gobernadores de la Fed que cualquier otro presidente desde entonces.

La junta de gobernadores de la Fed está compuesta por siete titulares. Eso significa que pueden tomar una decisión mayoritaria con cuatro votos. Dentro del sistema de la Fed, el poder real se encuentra en la junta de gobernadores.

Ahora hay dos vacantes en la junta. Han estado ahí durante gran parte de la presidencia de Obama. Esos son los titulares que Donald Trump elegirá. Y hace casi un mes, el gobernador de la Fed Daniel Tarullo anunció su intención de renunciar “cerca del” 5 de abril. El momento de su partida está muy cerca, y su renuncia le daría a Donald Trump la tercera designación.

Hay un republicano que ya tiene una posición en la junta. Su nombre es Jay Powell. Él ha estado solo en la Fed hasta el momento, pero eso cambiará.

El Presidente Trump designará tres republicanos que se sumarán a Jay Powell. Todos juntos serán cuatro republicanos en la Fed. Es decir, Donald Trump podrá formar la mayoría de la Fed.

Su influencia, sin embargo, va más allá.

El mandato de la presidente de la Fed Janet Yellen termina el próximo enero. A quien elija Trump para reemplazarla — la cuarta designación — estará sujeto a la confirmación del Senado. Porque el proceso toma tiempo, significa que el presidente tendrá que nombrar el sucesor en noviembre o diciembre.

Para recapitular, serían cinco personas de Trump en la junta de la Fed:

– Dos vacantes de la administración Obama que tendrá que llenar con republicanos.

– Una vacante más en camino con la renuncia de Daniel Tarullo.

– El republicano Jay Powell, que permanecerá.

– Una nominación para reemplazar a Janet Yellen cuando se termine su mandato en enero.

Pero es más interesante…

Seis meses después de eso, el 12 de junio de 2018, el mandato del Vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, termina. Eso marca la sexta designación que hará Trump. Y es posible que Fischer decida irse antes por lo cambios radicales a su alrededor.

¿La conclusión?

Si todo va bien, el presidente Trump tendrá el control de seis o siete asientos en la junta de la Fed para el verano de 2018. Trump será dueño de la Fed. La política monetaria que él quiera, la tendrá.

Esa es la parte fácil…

La parte difícil es ver qué quiere el presidente Trump.

Durante la temporada de campaña Trump llamó a China y otras naciones “manipuladoras de divisas”. Esto podría señalar que él cree que el dólar es demasiado fuerte y quiere debilitarlo. Esto ha causado que muchos crean que él designará a muchas “palomas” en la junta.

Pero no te sorprendas si Trump cambia su posición como lo hizo tantas veces y va con una junta a favor del dinero duro. De hecho, eso es lo que espero. Los asesores de Trump son defensores del dinero duro, como Judy Shelton, David Malpass, Steve Moore, y Larry Kudlow. Espero que Trump escuche sus consejos.

El candidato principal ahora para eventualmente reemplazar a Janet Yellen es un oficial prominente llamado Kevin Warsh.

Warsh ha servido en la junta antes. Luego de ser nominado por el presidente George W. Bush fue gobernador de la Fed desde 2006 hasta su renuncia en 2011.

Ahora parece que Warsh podría ser el presidente en cooperación con la Casa Blanca para llenar esos asientos. Warsh creía que la Fed debería haber subido las tasas hace tiempo.

La discusión ahora es si Warsh será designado primero en la junta para que eventualmente sea presidente. Si eso sucede, Wash será un “presidente a la espera” y Yellen será una mujer de paja antes de que termine su mandato. Hay mucha especulación sobre quién será el próximo presidente de la junta y qué influencia tendrá sobre los demás asientos vacantes. Preocupa que quien sea el próximo nominado a presidente tenga el deseo de llenar las otras vacantes con gente que acuerde con él y los seleccione.

Espero que las cosas se desarrollen como describí. Pero que quede claro que nada de esto está garantizado. Este es el mejor escenario que puedo pronosticar ahora con la información dada.

Ahora mi expectativa es que Kevin Warsh será el próximo presidente. Tendrá una gran voz sobre cómo llenar los otros asientos vacantes. Ahí irán personas a favor de un dólar fuerte, del dinero duro. Al revés de muchas de las expectativas.

Van a seguir en el camino del ajuste monetario, tal vez más rápido de lo que Yellen planea ahora. Los mercados de acciones no tienen en cuenta ese resultado en sus precios. Podrían caer repentinamente cuando llegue esa realidad. Actualizaremos nuestros pronósticos cuando llegue más información.

Lo que esto significa para el mercado es que habrá viendo en contra para las acciones. La Fed intentará normalizarlo. La pregunta es si pueden hacerlo sin causar la recesión que tratan de curar.

Esa es la gran jugada.

Dudo de que alguien, incluso Kevin Warsh quien es brillante, pueda lograr hacer esa jugada.

Pero van a intentarlo.

Deja un comentario